Ni, un espacio ajeno

Durante años he estado desarrollando una visión personal sobre la danza butoh que ha catalizado en lo que llamo Ni.butoh. Esta visión es flexible y está en constante transformación.

La identidad es el filtro de «verdad» que aplicamos a la experiencia de la realidad. Las identidades cultural, familiar y personal nos presentan una faceta de cada experiencia como verdadera, ocultando otras que permanecen en el misterio. Una identidad fuerte y poderosa nos aleja del misterio, estrechando las posibilidades de sentir la vida a través de la danza.

Morir y renacer, una y otra vez, a cada instante.

En la practica de butoh debemos atravesar todas las capas que hemos estado acumulando sobre lo más esencial del ser. Capas fundamentales para la supervivencia en el día a día que debemos comprender y aprender a desactivar cuando no son necesarias. Capas dañinas adheridas a la piel invisible del cuerpo durante generaciones, de las que podemos renacer. Capas de alegría o de miseria. Cada capa es innecesaria en la danza butoh.

Ni soy yo, ni soy otro. Ni somos. Ni. soy yo, Ni. soy otro, Ni. somos.

El espacio Ni es un espacio ajeno a la identidad. Atravesando la verdad que impone mi identidad permito que aparezcan otras facetas de mi posibilidad de existencia y me acerco así a la esencia de la danza, alejada de la cultura y la identidad personal. Esta danza sucede en un lugar donde todas las cosas son esencialmente lo mismo.

Categorías:ni.butoh

Tagged as:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s