Ni, cuerpo imposible

Durante años he estado desarrollando una visión personal sobre la danza butoh que ha catalizado en lo que llamo Ni.butoh. Esta visión es flexible y está en constante transformación.

Muchas de las técnicas y ejercicios en la práctica Ni nos enfrentan una y otra vez con los cimientos de la construcción de uno mismo y de la comprensión del mundo que nos rodea, no tanto a través de la razón sino de la experiencia. El cuerpo «es lo que es y no puede ser otra cosa» será uno de los primeros imposibles al que nos enfrentamos.

No bailes la flor, sé la flor.

Encontraremos aberturas al imposible desde la perspectiva física, mental, emocional e incluso en terrenos imaginarios. Enfrentar estos imposibles es una tarea muy delicada que debe realizarse con salvaje respeto para profundizar en el espacio Ni. Hacerlo sin disponer de la atención necesaria nos enseñará el valor de las lesiones en nuestro trabajo.

El polluelo necesita de la cáscara para nacer.

Uno de los matices más sabrosos que encuentro en esta práctica es que cada imposible se presenta una y otra vez de numerosas formas, es un trabajo infinito. Cada triunfo ante un imposible tiene una duración limitada al tiempo que lo enfrentamos. El éxito es efímero y se escurre entre los dedos mientras lo bebes.

Categorías:ni.butoh

Tagged as:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s